Pues sí, que bueno el agua puro de la montaña… Pero hay que mirar primero que es lo que hace nuestro compañero de aventuras.       TweetComparte