Es incompatible beber y… volar. El alcohol hace estragos. TweetComparte con tus amigos